«Japón es un mercado difícil, pero tiene ventajas indudables»

12 mayo 2022

20 años, 20 voces: David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

En el 20º aniversario de la Fundación Consejo España Japón, lanzamos «20 años, 20 voces», una serie de entrevistas con la que trazamos una mirada hacia el pasado y hacia el futuro de las relaciones entre España y Japón. 

Política, economía, empresa, ciencia, tecnología, cultura o deporte: abordamos todas las dimensiones de nuestra relación bilateral a través de personas que juegan un papel destacado en la misma.

David Yeregui Marcos es vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón, donde vive desde hace casi 16 años. Desde 2018, es socio de Quantum y DPI, grupos líderes en el I+D+i, financiación y construcción de proyectos a escala industrial de energías renovables en Europa y APAC.  Paralelamente, desde 2017 David es profesor y jurado de la IE University en Madrid y Globis University en Tokio. Con una larga trayectoria en el terreno del emprendimiento, hablamos con él sobre la evolución de las relaciones empresariales y sobre qué pueden encontrarse las compañías españolas cuando desembarcan en Japón.

Una trayectoria en diversos sectores

Pregunta: Llevas más de 15 años residiendo en Japón, donde comenzaste como becario ICEX en su oficina de Tokio. Has trabajado por cuenta ajena, has sido y eres emprendedor tecnológico, das clases en la escuela de negocios GLOBIS y actualmente eres, además, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón. Pocos españoles tienen una visión tan transversal. ¿Qué aprendizajes destacarías de cada etapa?

Respuesta: He tenido mucha suerte y he podido ver muchos ángulos. El primero, como becario ICEX, en una época en la que, por ponernos en situación, no había ni iPhone. Fue muy gratificante ponernos en contacto con las primeras empresas españolas que eran de sectores no tradicionales. Tuve la suerte de que me asignaron dos áreas, biotecnología y renovables, que con los años resultaron fundamentales en mi desarrollo profesional.

Mi segunda fase del ICEX la hice en el Cervantes, en el año en el que se abrió la sede de Tokio, que fue y creo que sigue siendo la mayor del mundo. Victor Ugarte, su director, quería darle un enfoque diferente. No solo promocionar las artes y la cultura desde un punto de vista tradicional sino también incluir ciencia, tecnología, sectores innovadores… de esto hace 15 años.

Después me contactó una persona a la que yo había ayudado en la oficina económica y comercial, de biotecnología. Era una empresa de León y me ofrecieron incorporarme como socio. Conseguimos cerrar un acuerdo con el grupo Toyota para el desarrollo y comercialización de biosimilares. Estaban interesados en adquirirnos, pero un grupo suizo se adelantó. Aprendí mucho de Japón en el aspecto corporativo, cómo hacer negocios en Japón… pero también descubrí que algunas cosas estaban cambiando en Japón. Fue una enseñanza impagable.

“Japón acepta de buen grado a los profesionales de sectores en los que quizás no tiene tanta experiencia”

David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

Después, hice el doctorado y me moví en el ámbito asociativo y del Tercer Sector en Japón. Justo en esta época se estaba montando ACE Japón, a la que estuve muy vinculado, y de la que sigo siendo socio. La embajada se volcó desde el principio y nos ayudó a conseguir financiación privada y pública. Me sirvió para entender que realmente se había producido un cambio institucional en la parte española, con un apoyo claro a la innovación y la ciencia y tecnología.

Terminé el doctorado pero seguía con mi actividad profesional por otro lado, y a raíz de ella llegué a ser director de la Cámara de Comercio, recién fundada. A los tres meses, pasé a ser vicepresidente. De esta Cámara me quedo con el compromiso del grupo inicial, esa ilusión de establecer una institución necesaria pero que no estaba presente. Y que tuvo que nacer en un momento muy duro, porque después de la crisis no había ningún apoyo público. Pero se consiguió estabilizar y, desde el punto de vista de una empresa de cualquier sector que quiera entrar en Japón, ahora la situación es claramente mejor.

Primero la presencia desde hace ya muchos años de la Oficina Económica y Comercial, que se ha ido modernizando y adaptando a los tiempos en cuanto a servicios y enfoque. Por otro lado, existe otra herramienta complementaria en la Cámara de Comercio, que quizás añade un soporte sostenido en el tiempo para empresas ya implantadas en el país. Ambas son muy complementarias y considero que sus sinergias redundan en una mayor facilidad para establecerse y hacer negocios en Japón para las empresas españolas.

Por esa misma época empecé a dar clases en dos universidades: el Instituto de Empresa y Globis. En el IE emprendimiento y ecosistemas innovadores, y en Globis biotecnología digital. También empecé en el sector de las energías renovables y soy socio de un grupo en Japón. Es un sector muy pujante, que ha dado muchas oportunidades a españoles, algunos como ingenieros y otros montando sus primeras empresas. De aquí aprendí que Japón acepta de buen grado a los profesionales de sectores en los que quizás no tiene tanta experiencia.

Las empresas españolas en Japón

Pregunta: Como vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón ¿podrías dibujarnos a grandes rasgos la presencia empresarial española en Japón?

Respuesta: Las Cámaras, en general, tienen dos tipos de miembros: las grandes empresas españolas presentes en el país y las PYMES que, por una razón u otra, deciden entrar allí. Nos gustaría que hubiera más grandes empresas, pero sucede que España y Japón tienen grandes grupos empresariales en los mismos sectores, por lo que, muchas veces, colaboran en terceras áreas. Esto no impide que tengamos allí a empresas como Iberia, Amadeus, Inditex o Iberdrola.

Por otro lado, tenemos empresas de tamaños más pequeños pero fieles representantes de sectores muy variados en los que España es puntera: moda, diseño, viajes, biotecnología, deporte o formación. Hay también sectores más tradicionales, como el de las partes de automoción o el agroalimentarios así como pioneros en Japón como el grupo Lladró. Hay un mix, pero las últimas que van entrando son de sectores innovadores, o bien empresas de sectores tradicionales pero que tienen un marcado carácter innovador.

“Las últimas empresas españolas que van entrando en Japón son de sectores innovadores o bien tienen un marcado carácter innovador”

David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

El mercado japonés

Pregunta: Se suele decir que Japón es un mercado muy difícil para empresas extranjeras. No sé si compartes esta apreciación. ¿Ha cambiado algo la situación en los últimos años? ¿Ha tenido el Acuerdo de Libre Comercio UE-Japón algún impacto visible a la hora de eliminar barreras?

Respuesta: Sí que ha tenido un impacto positivo. Todas las Cámaras europeas forman parte de un ente superior, que es el European Business Council. Este tiene comisiones sectoriales que sí son interlocutores aceptados por el gobierno japonés, y que han contribuido a afinar el Acuerdo. Con todo, ahora será cuando empecemos a conocer el impacto real del mismo porque no podemos olvidar que la crisis del COVID ha sido un freno.

En cuanto a la dificultad, Japón tiene aspectos mejores y peores, como todos los países. Por ejemplo, el hecho de que valoren las relaciones comerciales a largo plazo. España llegó allí más tarde que otros países europeos que le tomaron el sitio en determinados conceptos. Una vez tienes una relación comercial de 30 años, las empresas japonesas son más reacias a cambiar dicha relación solo porque aparezca una alternativa más barata; prefieren ganar un poco menos y tener una relación más profunda y personal. Pero se está consiguiendo, la imagen de España ha mejorado muchísimo y las empresas españolas están acostumbradas a hacer mucho con pocos recursos.

“La imagen de España ha mejorado muchísimo y las empresas españolas están acostumbradas a hacer mucho con pocos recursos”

David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

Hay sectores que sí han sabido posicionarse bien, como las energías renovables, la salud, la moda o el turismo. Otros han sabido darle una vuelta y actualizarse, como la hostelería, que se ha puesto a la par de otros países que llevaban más tiempo en Japón. ¿Es difícil Japón? Sí. ¿Lo complica más el hecho de que no sea miembro de una superestructura como la UE? También. Pero tiene ventajas indudables: las empresas japonesas son serias y buenas pagadoras.

La Cámara de Comercio

Pregunta: La Cámara de España en Tokio es relativamente joven; nació en 2017. ¿Por qué es importante contar con un instrumento de este tipo?

Respuesta: La Cámara es, quizás, más puramente comercial y enfocada al medio plazo. Menos institucional y más dirigida a sus socios, que están pagando una cuota. La Oficina Económica y Comercial tiene un peso específico indudable y es referencia.  Una vez implantada una empresa, posiblemente desde la Cámara se le puede hacer un seguimiento y apoyo más en detalle de cara a su expansión.

“Fukushima tuvo un impacto crítico en las energías renovables, las consecuencias todavía se sienten hoy”

David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

Las energías renovables

Pregunta: Conoces bien el sector de las energías renovables en Japón, ámbito en el que España cuenta con grandes capacidades ¿Podrías dibujarnos cómo cambió el panorama el accidente de la central nuclear de Fukushima, en 2011, los objetivos de política energética? ¿Hay oportunidades para el sector español?

Respuesta: Fukushima tuvo un impacto crítico. Las consecuencias todavía se sienten hoy. Japón tuvo que improvisar en un sector estratégico, algo que no está en su ADN. Tuvieron que cambiar su mix energético de manera radical. También tuvieron que aceptar know-how de fuera y desde luego ofrecieron un marco regulatorio muy serio que consiguió atraer excelencia.

España estaba en un proceso de valle en esos años; Japón ofrecía buenas remuneraciones y seguridad jurídica. Eso hizo que viniera mucho talento español, gente con formación muy potente. Hay y hubo de todo: gente que decidió trabajar con grupos japoneses, otros que vinieron con sus empresas, personas que encontraron socios japoneses… se estableció un ecosistema impresionante. Por supuesto, también los grandes grupos, como Iberdrola o Acciona. Y esto entronca con la investigación: hay investigadores en el campo de las renovables que han conseguido situar a España como un país puntero.

“Japón normalmente se apoya en ideas y modelos de otros países, que después adapta”

David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

Escuelas de negocio

Pregunta: Pasemos a tu experiencia docente en el ámbito del emprendimiento, en la escuela de negocios GLOBIS y en el IE. ¿Comparativa entre los dos modelos de business school?

Respuesta: Japón normalmente se apoya en ideas y modelos de otros países, que después adapta. Con Globis han intentado crear una institución puntera con el foco en Asia, que sea un referente para estudiantes japoneses que quieran una formación internacional de negocios y también para alumnos de Asia. Se hace a la japonesa, con mucho orden, mucha planificación y cierta rigidez a nivel institucional, pero también con mucho seguimiento y previsibilidad en el buen sentido de la palabra. Además, han tomado un enfoque aperturista para incorporar a su claustro a profesionales internacionales reconocidos en sectores punteros.

El IE, por otro lado, es una referencia española, europea y mundial. Es un puntal de la excelencia en educación superior en España. Tiene un barniz más “occidental” y más diversidad: geográfica, de género, de disciplina y de sectores. Está más enfocado al emprendimiento.

Tienen en común que, para sus respectivos países, son puntales de educación superior y, por tanto, tienen un apoyo gubernamental muy fuerte.

“En comparación con otros países, los grandes grupos empresariales son clave. Son ellos los que canalizan la inversión.”

David Yeregui Marcos, vicepresidente de la Cámara de Comercio de España en Japón

El emprendimiento tecnológico en Japón

Pregunta: Todos tenemos en mente a los grandes conglomerados empresariales japoneses, pero ¿cómo es el emprendimiento tecnológico en Japón? ¿hay un ecosistema asimilable al occidental, incluso al de otros países asiáticos como China o Corea?

Respuesta: Hay idiosincrasias culturales. No creo estar diciendo nada muy rompedor si comento que, en los países asiáticos, el individualismo no es un valor deseable “per se” si no está acompañado de armonía. Los grandes conglomerados son muy fuertes. Tradicionalmente ha habido adquisiciones de empresas extranjeras o participación en empresas que despuntaran en Japón.

Es cierto que, últimamente, hay nuevas plataformas como el Cambridge Innovation Center y que está empezando a haber un ecosistema de emprendimiento más complementario. Sin embargo, en comparación con otros países, los grandes grupos empresariales son clave. Son ellos los que canalizan la inversión.

La cooperación empresarial en 20 años

Pregunta: ¿Cómo visualizas la cooperación España Japón en los próximos 20 años en el ámbito de la cooperación empresarial?

Respuesta: Creo que, dentro de 20 años, vamos a estar mejor. En los últimos 20, la relación se ha vuelto más compleja en el buen sentido: con más derivadas, variables y sectores implicados. Hay alianzas estratégicas, acuerdos de escuelas de negocio, servicios y coinversiones. Sobre la base de que cada país tiene su idiosincrasia, se está produciendo una mejoría generalizada.

Hay más dinero, más gente que ha estado en posiciones relevantes, en cada vez más sectores etc. Esta riqueza de perfiles nos va a acercar a la posición de esos países que se aproximaron antes a Japón. Dentro de 20 años, sectores como los que hemos comentado, energía, movilidad, moda o salud; van a tener una relación aún más intensa y cercana con los japoneses.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

«España y Japón se enfrentan a la despoblación rural»

28 julio 2022

7 min de lectura

20 años, 20 voces: Natalia Sanz Laviña, arquitecta.

20 aniversario Fundación

20 aniversario Fundación

«España y Japón se enfrentan a la despoblación rural»

20 años, 20 voces: Natalia Sanz Laviña, arquitecta.

LEER MÁS

«España puede ser puerta de Europa para los japoneses»

18 julio 2022

6 min de lectura

20 años, 20 voces: Antoni Esteve, copresidente de Esteve Teijin.

20 aniversario Fundación

20 aniversario Fundación

«España puede ser puerta de Europa para los japoneses»

20 años, 20 voces: Antoni Esteve, copresidente de Esteve Teijin.

LEER MÁS

«No todos los países son tan fiables como Japón y España»

28 junio 2022

6 min de lectura

20 años, 20 voces: Eduardo Serra, presidente de NTT Data EMEAL

20 aniversario Fundación

20 aniversario Fundación

«No todos los países son tan fiables como Japón y España»

20 años, 20 voces: Eduardo Serra, presidente de NTT Data EMEAL

LEER MÁS