«El mundo laboral japonés da una falsa sensación de homogeneidad»

05 octubre 2021

Entrevista con Alicia de Toro, gestora de proyectos especializada en Japón, sobre la realidad de las relaciones con empresas japonesas.

Empresa en Japón: mitos y realidades

El mundo laboral y empresarial japonés transmite cierta imagen de hermetismo en los países occidentales. ¿Son realmente tan importantes la etiqueta y las costumbres? ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de relacionarse con una compañía de Japón? ¿Es el conocimiento del japonés una barrera? ¿Qué nivel de conocimiento de la empresa japonesa tenemos en España?

Hablamos de estas cuestiones con Alicia de Toro Felipe, gestora de proyectos residente en Tokio y especializada en cultura japonesa. Alicia fue participante de Talento J, una iniciativa de la Fundación Consejo España Japón para visibilidad, conectar y celebrar el talento joven español vinculado a Japón en sectores tan diversos como la tecnología, la cultura, el deporte o la arquitectura.

La imagen hermética del mundo empresarial japonés: ¿mito o realidad?

Hay un poco de ambos. Es verdad que para un occidental el mundo laboral japonés es bastante complicado. La cuestión está en que esa complicación está a veces en cosas que no nos esperamos, es complicado por razones equivocadas. También solemos tener una visión muy parcial y bastante superficial de lo que es el mundo laboral japonés. Yo creo que esto es porque se ha comunicado más sobre aspectos que son muy llamativos en la cultura empresarial japonesa como por ejemplo las relaciones jerárquicas muy fuertes o un protocolo laboral muy estricto, pero al final son aspecto secundarios o superficiales.

Por ejemplo, algo que se ve muy a menudo es la cuestión del ojigi, la reverencia japonesa que tiene un grado de inclinación especial. Esto existe, pero en el mundo real en el que viven los japoneses no lo hacen ni saben hacerlo, sino que de la misma manera que nosotros nos damos un apretón de manos o un abrazo o un codazo últimamente, pues ellos saludan un poco con la cabeza y a lo mejor varía la inclinación según el contexto. Pero estos son detalles que hacen que se haya dejado de lado información mucho más básica y más relevante a la hora de establecer relaciones laborales con Japón

¿Qué hay que tener en cuenta en la relación con una empresa japonesa?

Hay tres puntos que sí es importante entender a la hora de establecer esa relación y los tienen que tener en cuenta ambas partes. El primero es que para comunicar no basta con hablar. Esto parece un poco básico pero es el mayor problema que me he encontrado a lo largo de los años. Las partes hablan pero no se entienden ni comunican. Esto es porque nosotros pensamos que para comunicar simplemente basta con expresar lo que pensamos y, efectivamente, esto funciona cuando estamos hablando con una persona de nuestro mismo ámbito social y cultural, con la misma forma de pensar, de ser y de expresarse. Y que vive con las mismas reglas sociales. Evidentemente, todo esto es muy diferente en Japón y hace que tengan una forma de expresarse completamente diferente. Yo creo que es el desconocimiento por ambas partes de la forma de expresarse la una de la otra lo que hace que fallen las relaciones laborales, mucho más que el desconocimiento del japonés o del protocolo laboral. También a veces me encuentro con que aunque ambas partes conocen la forma de comunicar de la otra, no quieren dar ese paso ni ceder. Primero es necesario informarse, comprenderlo, y después que ambas partes den ese paso para acercarse.

En segundo lugar, es necesario considerar el entorno laboral en el que te vas a mover. El mundo laboral japonés da una falsa sensación de homogeneidad. Es igual que en cualquier país: la relación laboral varía mucho según el ámbito. No es lo mismo en las relaciones internacionales o el comercio internacional que en ámbitos creativos como la moda o el arte. No es lo mismo relacionarte con una pequeña empresa japonesa, que toda su vida ha estado trabajando en el mercado japonés, que no ha tenido relación con extranjeros; que relacionarte con la sede en tu país de una gran empresa japonesa. En función de estos parámetros, el estilo de la comunicación va a variar, el discurso también, y no saber hacer esta adaptación a tu interlocutor es mucho más grave que el no conocer estas pequeñas reglas.

“El mundo laboral japonés da una falsa sensación de homogeneidad.”

En tercer lugar, al relacionarse con japoneses es imprescindible tratar a la otra persona con respeto y consideración. Esto es una regla de oro en Japón en las relaciones personales, incluso fuera del ámbito laboral, aunque en este ámbito es todavía más importante. La cuestión del respeto está relacionada con conceptos como el tate shakai, que marca las relaciones jerárquicas y está relacionado con el ámbito de la sociedad vertical, algo que podemos reducir a la palabra «respeto». La consideración está relacionada con conceptos como el omoiyari o el omotenashi, que van más por la vía de tener en cuenta la otra persona, ponerte en su lugar y hacer lo posible para que se sienta a gusto y que el ambiente sea el correcto. Es verdad que esto nos puede parecer algo básico pero lo cierto es que al final nos cuesta aplicarlo, y me incluyo, porque hoy en día, en nuestra cultura, estos conceptos están bastante diluidos en comparación con Japón y no se da cuenta uno hasta que no entra en contacto con Japón.

Incluso se pueden vivir como algo negativo porque pueden entrar en contacto con conceptos importantes para nosotros como la división entre vida laboral y vida personal o la expresión del «yo» como nosotros lo comprendemos. Esta sí es una cuestión complicada y yo creo que para una persona que es la primera vez que tiene contacto con Japón, lo mejor es seguir dos directivas muy simples: ponerte siempre en el lugar de la otra persona y tratar siempre a esa otra persona con respeto y manteniendo cierta distancia, aunque nos pueda parecer un poco frío. Nosotros tendemos a pensar que incluso en el ámbito laboral es bueno entrar un poco en lo personal, y en Japón esa frontera es un poco difícil, por lo que si no se está muy seguro es mejor evitarla y mantener un poco de distancia.

¿Es el idioma una barrera infranqueable?

Depende mucho de tu interlocutor y de la situación. Yo intento ver qué nivel tiene la otra persona de los idiomas que yo manejo y a partir de ahí elegir. Por ejemplo, hay un interlocutor japonés y otro francés, con una intérprete. De repente, nos damos cuenta de que la persona japonesa habla un poco de inglés y que quiere hablar en inglés aunque no se entienda muy bien. Ahí la barrera idiomática sería justo no hablar con él en inglés y empeñarte en pasar por el intérprete para hablar en japonés. Es lo que comentaba de tener flexibilidad para adaptarte a las situaciones. Dicho esto, evidentemente hablar japonés es un plus en las relaciones con una persona japonesa. Para toda aquella persona que quiera venir a trabajar a Japón, aunque una vez más dependa del campo, tener por lo menos un nivel mínimo de japonés es recomendable. Y tener un nivel alto te va a dar una profundidad a la que no llegarías sin él.

“Para todo el que quiera trabajar en Japón, tener un nivel mínimo de japonés es recomendable.”

El conocimiento de la realidad empresarial japonesa en España

Hoy en día hay bastantes relaciones establecidas entre españoles y japoneses en campos muy diversos. Y yo creo que esto nos ayuda a tener una imagen más real del mundo empresarial en Japón, aunque es verdad que normalmente es muy desconocido para el público en general porque se siguen teniendo muchos clichés y una versión muy reducida. De hecho a mí, para evitar que esa visión sea tan reducida, me gusta hablar del mundo laboral más que del mundo empresarial. Es verdad que cuando hablamos de este tema solemos imaginar un señor con traje y maletín y parece que en Japón son todos así. No es cierto, está el ámbito cultural, el del deporte, el académico, el diplomático… hay que abrir esto un poco más.

En cuanto a cómo mejorar este conocimiento, no se me ocurre mejor forma que crear oportunidades para que más españoles puedan trabajar en relación con Japón en sectores diversos y en franjas de edad también diversas, porque esto va a aportar una visión profunda y amplia de la realidad en Japón. Quien mejor conoce el mundo laboral japonés es el que lo ha experimentado y también Japón está en un momento muy interesante de su evolución social y cultural. Aunque es cierto que para occidentales es trabajoso desarrollar esta relación con Japón, merece la pena porque hay oportunidades muy buenas en muchos sectores y es una experiencia enriquecedora en el ámbito laboral y en el ámbito personal.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Entrevista

«Los Acuerdos de Libre Comercio son una gran herramienta para negocios...

14 octubre 2021

6 min de lectura

María Begoña Llamazares, responsable de mercados de SERNAUTO, sobre el impacto del EPA en el sector ...

Tendencias económicas

Tendencias económicas

«Los Acuerdos de Libre Comercio son una gran herramienta para negocios e inversión»

María Begoña Llamazares, responsable de mercados de SERNAUTO, sobre el impacto del EPA en el sector del automóvil.

LEER MÁS

Entrevista

«El sector agroalimentario ha sido el gran beneficiado por el EPA»

27 septiembre 2021

10 min de lectura

Entrevista a Fernando Hernández Jiménez-Casquet, consejero económico y comercial de España en Tokio....

Tendencias económicas

Tendencias económicas

«El sector agroalimentario ha sido el gran beneficiado por el EPA»

Entrevista a Fernando Hernández Jiménez-Casquet, consejero económico y comercial de España en Tokio.

LEER MÁS

Infografía

La relación económica entre España y Japón en cifras

03 agosto 2021

4 min de lectura

Un repaso a las relaciones económicas con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020

Tendencias económicas

Tendencias económicas

La relación económica entre España y Japón en cifras

Un repaso a las relaciones económicas con motivo de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020

LEER MÁS